Monitoreo de Presión de Neumáticos (TPMS): Problemas Comunes y Soluciones

El Sistema de Monitoreo de Presión de Neumáticos, o TPMS, ha pasado de ser un añadido que venía en los coches de lujo, a estar presente en prácticamente todos los coches que se venden en la actualidad.

Aunque a simple vista puede parecer un sistema sencillo, en realidad es una combinación compleja de componentes electrónicos y mecánicos diseñados para trabajar en conjunto y garantizar que los neumáticos estén siempre en condiciones óptimas. Por desgracia, no todo el mundo comprende cómo funciona el TPMS, así que, en este artículo, vamos a explicar punto por punto cómo trabaja y qué debes hacer en caso de que tengas problemas con la presión de tus neumáticos.

¿Cómo funcionan los sensores TPMS?

El sistema TPMS responde a las siglas ‘Tire-pressure monitoring system‘, que se traduciría como Sistema de Monitoreo de Presión de Neumáticos. Lo conforma un conjunto de sensores ubicados en cada neumático del coche y que se dedican a monitorear continuamente la presión interna de la cubierta. En algunos casos, también son capaces de medir la temperatura.

Cada sensor TPMS está compuesto por una batería, un transmisor de radiofrecuencia y los mecanismos necesarios para medir la presión. Cuando el neumático se infla o desinfla, el sensor detecta cualquier cambio en la presión y lo compara con los valores preestablecidos para ese vehículo. Si la presión cae por debajo del umbral mínimo o supera el máximo, el sensor envía una señal al módulo de control del vehículo.

La comunicación se realiza a través de ondas de radiofrecuencia. Una vez que el módulo de control recibe la señal, procesa la información y, si detecta una anomalía, activa una alerta en el cuadro de instrumentos del conductor, tal y como veremos un poco más adelante en este mismo artículo.

Tipos de TPMS y sus Diferencias

vista sensor tpms

Existen dos sistemas TPMS distintos en el mercado. Aunque tienen el mismo objetivo, operan de maneras distintas, por lo que es conveniente que sepas de antemano cuál de estos dos sistemas es el que utiliza tu vehículo:

TPMS Directo

El TPMS directo es el más común y preciso. Utiliza sensores físicos dentro de cada neumático para medir la presión real en cada momento. Si la presión cae por debajo del 20-25% de la recomendada, el sistema alerta al conductor mediante una señal visual o sonora.

Estos sistemas son más precisos, pero también más caros. También van ligados a un mantenimiento más minucioso y caro.

TPMS Indirecto

A diferencia del sistema directo, el indirecto no mide la presión real. En su lugar, utiliza sensores de velocidad en las ruedas para detectar pequeñas variaciones en el diámetro del neumático. Si una rueda gira más rápido que las otras, el sistema asume que está desinflada y alerta al conductor. Aunque es menos preciso, tiene la ventaja de ser más económico y fácil de mantener.

Motivos por el que el TMPS puede dejar de funcionar

Como cualquier sistema complejo, el TPMS no está exento de problemas. Sin embargo, con un mantenimiento adecuado y un conocimiento profundo, es posible prevenir y solucionar la mayoría de estos inconvenientes. En cualquier caso, aquí tienes las principales causas que originan problemas en los sensores de presión de los neumáticos:

Corrosión

Uno de los problemas más comunes es la corrosión, especialmente en sensores con vástagos de aluminio. La exposición a la sal y otros químicos en la carretera puede acelerar este proceso.

Es fundamental inspeccionar regularmente los sensores y reemplazar cualquier componente corroído. Además, al cambiar o reparar un neumático, es esencial verificar el estado del sensor y reemplazar las juntas o sellos si es necesario.

Batería Agotada

Los sensores TPMS son dispositivos electrónicos, y como tales, dependen de una fuente de energía. La mayoría utiliza baterías no reemplazables que duran entre 8 y 10 años. Cuando una batería se agota, el sensor deja de funcionar y debe ser reemplazado. Es recomendable revisar el estado de las baterías durante las revisiones rutinarias del vehículo.

Sensores ausentes o no compatibles

No es extraño que algunos vehículos lleguen a los talleres con sensores que no están o que son incompatibles. Esto puede ser el resultado de reparaciones anteriores realizadas con piezas no originales o incorrectas. En estos casos, es vital identificar el problema y reemplazar los sensores con las piezas adecuadas.

Qué hacer en caso de fallo de TPMS en el cuadro

Cuando el Sistema de Monitoreo de Presión de Neumáticos (TPMS) detecta un problema, suele enviar una alerta al conductor a través de un indicador en el cuadro de instrumentos. Esta señal, generalmente representada por un ícono de un neumático plano o una exclamación dentro de un neumático, es una advertencia de que algo no está bien y requiere atención inmediata.

¿Te ha ocurrido? Pues bien, esto es lo que debes hacer si te encuentras en esta situación:

Mantén la calma y evalúa la situación

Si el indicador de TPMS se enciende mientras conduces, no entres en pánico. Encuentra un lugar seguro para detenerte y evalúa la situación. Es posible que solo sea una fluctuación temporal en la presión de uno de los neumáticos.

Verifica la presión de los neumáticos

compresor aiker

Una vez que estés en un lugar seguro, utiliza un manómetro para comprobar la presión de cada neumático. Si alguno está desinflado, infla el neumático a la presión recomendada que suele estar indicada en el marco de la puerta del conductor o en el manual del vehículo.

Para este tipo de situaciones, llevar siempre en el maletero un compresor pequeño puede ser de gran ayuda. Vas a poder comprobar la presión en cuestión de segundos y detectar rápidamente si tienes un pinchazo, o si se ha tratado de algún falso positivo o fallo con el sensor.

AIKER Compresor Aire Portatil,2X Inflado Más Rápido 150PSI Chip de Alto Rendimiento SOS lámpara Cuerpo de Aleación de Aluminio inflador Ruedas para Automóviles/Motocicletas/Pelotas/Bicicletas
850 Reviews
AIKER Compresor Aire Portatil,2X Inflado Más Rápido 150PSI Chip de Alto Rendimiento SOS lámpara Cuerpo de Aleación de Aluminio inflador Ruedas para Automóviles/Motocicletas/Pelotas/Bicicletas
  • 【Inflado 2 veces más rápido】El potente…
  • 【Diseño de aluminio de alta calidad y práctica…
  • 【Banco de energía y luz SOS de emergencia】 El…
  • 【Detección de presión de aire en tiempo…
  • 【Garantía de calidad】Somos un proveedor de…

Inspecciona visualmente los neumáticos

Esto es lo que debes hacer si encuentras un sitio seguro, pero no tienes cerca un compresor. Busca signos de daño, como pinchazos, cortes o bultos. Si detectas un daño evidente, es posible que necesites cambiar el neumático por el de repuesto, usar un kit antipinchazos o llevarlo a un taller para su reparación.

Reinicia el sistema TPMS

Botón 'TPMS SET' en un Volkswagen / Grupo VAG
Botón ‘TPMS SET’ en un Volkswagen / Grupo VAG

La gran parte de las veces que se enciende la luz de fallo de presión de neumáticos en el cuadro, no se trata de un fallo con el TPMS. La causa es sencilla: has llenado los neumáticos recientemente, pero no se lo has indicado al coche.

Casi todos los vehículos que tienen TPMS tienen también un botón de reinicio para estos sensores. El funcionamiento viene explicado en el manual de usuario, pero prácticamente nadie va a estudiarse el susodicho librito.

La forma correcta de hacer uso de este sistema es inflar las ruedas y luego pulsar el botón TPMS durante unos segundos para indicar a la centralita del coche que esta presión que hemos metido a los neumáticos es la correcta.

Interfaz de reinicio de TPMS en un BMW

Si tu coche no tiene un botón físico, es posible que se encuentre la opción en algún menú dentro de la interfaz visual del ordenador de abordo. Tanto si es un botón como si tu coche lo tiene en formato ‘app’, lo reconocerás porque el botón tiene el mismo icono que se enciende en el cuadro.

¡No ignores la alerta!

Aunque puede ser tentador ignorar el indicador y seguir conduciendo, es esencial recordar que el TPMS está diseñado para alertarte sobre posibles problemas que pueden afectar la seguridad de tu vehículo. Ignorar la alerta puede llevar a problemas más graves a largo plazo, como un desgaste irregular de los neumáticos o incluso un reventón.

Como decimos, si estás harto de ver el aviso en el cuadro, pero sabes que tienes la presión correcta en tus neumáticos, lo que está fallando es que no has ‘seteado’ la presión. Simplemente, tienes que encontrar ese botón o ese menú oculto para indicar al coche que ya has inflado las ruedas.

Si no consigues solucionarlo, consulta a un profesional

Si después de seguir los pasos anteriores el indicador de TPMS sigue encendido, es recomendable acudir a un taller especializado. Puede ser un problema con uno de los sensores, con la batería del sensor o con el sistema TPMS en sí. No lo dejes, pues el sistema está ahí para garantizar tu seguridad.

Guías | Contenido Relacionado